Reseña de «III» en Popular 1

26 de marzo de 2013

RESEÑA DE III EN POPULAR 1 (MARZO 2013)

REE KOHL “III” (Rockdising)

Es realmente complicado para un artista mantener en activo tres proyectos artísticos a la vez. Una verdadera locura. Jordi Ricol, uno de los músicos barceloneses más respetados en el mundo del underground, lo consigue día a día, golpe a golpe y verso a verso: lleva una década homenajeando a Pink Floyd como Syd Barretina, es el vocalista de los Killing Machine –una de las mejores bandas tributo a Judas Priest que existen en Europa- y todavía tiene tiempo para grabar canciones propias bajo el nombre de Ree Kohl. Y “III”, su tercer disco de estudio tras el álbum en directo que recoge su atrevida gira por Estados Unidos, es una absoluta delicia.

Kohl vuelve a reinventarse así mismo como si fuera David Bowie. Aparca el agradable Pop de “Cold War” (2008), olvida las influencias del Rock progresivo patentes en “The Neanderthal Phyletic Problem” (2010) y se deja llevar por el contagioso sonido del Hard-Rock más melódico de los ochenta. Si existen fans de Deff Leppard y los Kiss época “Unmasked” entre los que leen estas líneas, ya están tardando en hacerse con este álbum.

Por supuesto, encarar un proyecto así requiere de grandes dosis de ilusión y, por eso, en este trabajo han colaborado esos amigos que nunca fallan, como Federico Navarro, que ha compuesto junto a Jordi la mayoría de las letras. No falta a la cita, otra marca de la casa, el acertado diseño gráfico de Mónica Martín. A los coros –uno de los puntos fuertes de “III»-, el lujo ha sido contar con Fede Acosta, Jordi Planas y Johnny B.Nasty. Geniales todos ellos en ese homenaje a Yuri Vargas –por cierto, contundente con su bajo cuando se requirió de su presencia- que es “I Wanna Live”, un hit-single en toda regla.

Aunque la alegría deja paso a la denuncia a la intolerancia en “Lesbian In Texas” e incluso a una sangrienta road-movie en “Going Away”, donde Luis Marsá se luce como guitarrista. Sentimiento a las seis cuerdas.

Por encima de todo ello, tenemos a Ree Kohl dejándose la piel en cada arreglo, voz y segundo. Porque, no en vano, hablamos de un artista que, antes de subir a un escenario, debe pensar si se disfraza de Syd Barrett, canta como Rob Halford o nos deleita con sus propias canciones. En todo caso aquí nos encontramos con la tercera opción o, nunca mejor dicho y escrito, con “III”.

8 – CLAUDIA DALUZ